cirugia ortognatica

 

anomalía dentofacia

 

Implantes dentales

IMPLANTES

Los implantes son raíces artificiales que se colocan, (implantan), en el hueso mandibular o maxilar, creando una base sólida sobre la que se pueden efectuar tanto restauraciones de dientes individuales, como prótesis parciales o totales, y funcionan exactamente igual que los dientes naturales.

Características de los Implantes

  • Los implantes dentales le permitirán masticar con total comodidad, sonreír y hablar con la misma seguridad que con sus propios dientes.
  • Los implantes pueden reponer la pérdida de un diente natural sin la necesidad de tener que gastar los dientes adyacentes para realizar un puente tradicional.
  • En otras situaciones, los implantes pueden colocarse para soportar un puente fijo y así evitar tener que utilizar prótesis removibles.
  • Finalmente, ante la ausencia total de las piezas dentarias superiores o inferiores, los implantes podrán servir de sostén a una prótesis total, que en algunos casos podrá ser fija y en otros removible, pero firmemente retenida por los implantes.

Edad para realizar esta Cirugía

La edad generalmente no es un impedimento para la utilización de implantes si bien no es recomendable su uso en adolescentes que no hayan finalizado su crecimiento.

Diagnóstico

La primera fase en cualquier tratamiento es el diagnóstico, (determinar cual es la condición actual de su boca), para poder elaborar un plan de tratamiento que restablezca el equilibrio de su salud bucal.

Para ello un profesional, deberá examinar su boca; evaluar radiografías y generalmente otras imágenes como tomografías computadas, etc.; obtener los modelos bucales; indicar exámenes de laboratorio para conocer el estado general del organismo

 

Cirugía

Habiendo realizado la etapa diagnóstica y confirmado el plan de tratamiento el paso siguiente es la cirugía: o sea el acto operatorio a través del cual se insertan el/los implantes en el hueso.

Esta se realiza normalmente, en un ámbito acondicionado para tales fines con anestesia local bajo unas estrictas condiciones de asepsia y esterilidad.

Procedimiento

Un incisión en la encía, en el sitio donde se va a colocar el implante.

Una serie de fresas especiales preparan un lecho en el hueso para alojar el implante.

El implante es colocado en su sitio sumergido totalmente en el hueso.

Los tejidos blandos son suturados cubriendo el implante que deberá permanecer así entre 3 y 6 meses.

 

Post-Operatorio

El post-operatorio es benigno e indoloro, pudiéndose presentar algunos signos de edema (hinchazón) o hematomas (moretones) que desaparecen en 48 a 72 horas. En forma preventiva se administra una terapia con antibióticos y antiinflamatorios.
A partir de las 48 horas, el paciente puede hacer vida normal, solo evitando al menos por una semana los ejercicios físicos violentos (actividades deportivas).
Una vez superada esta etapa deberá transcurrir entre 3 y 6 meses, el tiempo necesario para que el hueso cicatrice en contacto con el implante tal como sucede cuando nos quebramos un hueso y debemos esperar cierto tiempo en inmovilidad hasta que éste se vuelva a soldar.